ANSIEDAD: un arma de doble filo

“La ansiedad es la mente yendo más deprisa que la vida”
Anónimo.

A pesar de que en la actualidad la ansiedad la asociamos más a estrés y a “puestas en marcha” para llegar a nuestros objetivos y tareas diarias, su función real es activarnos ante situaciones de peligro.
Prehistóricamente, esta ansiedad ayudaba a los cazadores a huir de animales peligrosos, y activar sus funciones fisiológicas para salvarse. Probablemente, cuando leas esto, pensarás “¿y qué tiene que ver?”… Hoy en día, aunque ya no existen esos peligros reales, nuestro cerebro no puede discriminar una amenaza de la otra.
Es decir, aunque nuestros ojos no visualicen ningún tigre, nuestro cerebro no es capaz de diferenciar entre un tigre o el miedo a no aprobar un examen. Sus activaciones son exactamente las mismas: sudoración, dilatación de las pupilas, hiperventilación, taquicardia…

Pero, ¿por qué ocurre esto en nuestra sociedad? Los ritmos tan estresantes de vida y la necesidad de alcanzar objetivos diarios, nos hacen activarnos para conseguir estas funciones. El problema radica en cuando, en lugar de realizarlas, nos paralizamos por miedo a ello.

No es tan poco frecuente que antes de asumir una tarea, por ejemplo, esa actividad de la que depende tu puesto de trabajo, sintamos miedo o parálisis temporal y mientras la realizamos, estemos angustiados. Aquí, estoy segura que la mayoría de los lectores coincidiremos en que alguna vez nos ha ocurrido, pero… ¿y cuando ese miedo te frena tanto que pierdes oportunidades que siempre habías deseado?

Hay momentos en nuestras vidas que el miedo es tan intenso que nos bloquea hasta sentir un ataque de pánico, más conocido como “ataque de ansiedad”: esa sensación de ahogo, temblor, dolor en el pecho y bloqueo mental, donde podemos llegar a pensar que estamos sufriendo un infarto en lugar de una situación extrema de ansiedad. Las sensaciones son tan físicas que se pueden llegar a confundir.

Además, puede que si te ha ocurrido en reiteradas ocasiones, tengas miedo de que se de otra próxima vez… La cuestión no es por qué me ocurre, sino qué aspectos de mi vida lo potencian. Pensar en las situaciones que te gustaría modificar en tu vida, puede ayudarte a entender qué ocurre en algunas ocasiones pero en otras, puede que no tengamos las herramientas necesarias.

Si te sientes identificado con estos síntomas y quieres superar tu malestar para conseguir tus objetivos y no arrepentirte continuamente de no llegar a ellos por miedo, en AAB Psicólogos S.L., contamos con psicólogos expertos en ansiedad y estrés, donde nuestro objetivo, como el tuyo, es eliminar el miedo paralizador y llegar a las metas que siempre has querido.

Por ello, si quieres poner fin a tu problema de ansiedad, llama al 637 46 10 70 y nuestros expertos estarán por y para ti.

MARÍA DE MOYA MARÍN
PSICÓLOGA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *