TERAPIA SEXUAL ¿Debería ir?

A menudo, y como en muchos aspectos psicológicos la gente duda de si su problema sexual es lo suficientemente grave como para acudir a un psicólogo o en este caso a un sexólogo. Y el caso es que cuando tienes un dolor moderado durante unos días en el estómago no dudas sobre si ir al médico o no, de hecho todo el mundo te incita a que lo hagas, porque es un problema normalizado.

Eso es lo que yo quiero hacer en este artículo, normalizar cualquier tipo de problema sexual así como la asistencia a este tipo de terapias, y para ello te voy a explicar en qué consiste la terapia sexual, y cuando sería recomendable acudir a ella.

Según estadísticas recientes se calcula que entre un 20 y un 40% de la población padecen algún tipo de disfunción sexual o no se sienten satisfechos con su vida sexual. Podemos definir disfunción sexual como la dificultad que surge durante cualquier etapa del acto sexual (deseo, excitación, orgasmo), que puede darse en cualquier etapa de la vida, y que impide a la persona disfrutar satisfactoriamente de él. Generalmente, esto se debe a falsas expectativas, información sexual inadecuada, presión social o experiencias traumáticas.

A su vez, concebimos la sexología como la ciencia que estudia el sexo, entendido como la unión física de los órganos sexuales o el acto sexual, y una de sus principales funciones es la asistencial, es decir la terapia individual o de pareja que traten los problemas o dificultades que se puedan presentar durante éste. Y con ella no hacemos otra cosa que exponer todos nuestros conocimientos en forma de estrategias para resolver dichos problemas.

Por ello la terapia sexual, al igual que presenta un gran abanico de problemas o disfunciones sexuales que tratar, lo tiene también de posibilidades y soluciones.

“La terapia tiene por objetivo principal que puedas llegar a disfrutar de todas tus experiencias sexuales plenamente, ya sean individualmente o en pareja”

ACTUALMENTE LA CLASIFICACION DE LAS DISFUNCIONES SEXUALES ES LA SIGUIENTE:
  • Trastornos en la fase de deseo sexual: deseo sexual hipoactivo o falta de deseo y trastorno por aversión al sexo.
  • Trastornos de la excitación sexual: trastorno de la excitación en la mujer o disfunción eréctil en el hombre.
  • Trastornos del orgasmo: trastorno del orgasmo en el hombre o en la mujer, y la eyaculación precoz.
  • Trastornos sexuales por dolor: dispaurenia o vaginismo en la mujer.
¿CUANDO ACUDIR A TERAPIA SEXUAL?
  • Hablar sobre miedos o dudas acerca de la sexualidad y las relaciones sexuales.
  • Posible abuso sexual.
  • Malestar físico o psicológico debido a una disfunción sexual ya esté causada simplemente por problemas físicos o combinados con psicológicos.
  • Cuando no encuentras la satisfacción plena en tu vida sexual.
  • Si existe adicción al sexo o alguna parafilia.

Dicho todo esto, si sospechas que tienes alguno de estos problemas o sabes con seguridad que existe, no dudes ni un minuto más en pedir asesoramiento, ya que el nivel de satisfacción sexual está muy relacionado con la calidad de vida.

Mari Luz Villena, Psicóloga y Sexóloga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *